La ciudad de Orlando está dispuesta a invertir un millón de dólares para que WWE vuelva a celebrar una edición de Wrestlemania en el Citrus Bowl. Orlando quiere ser de nuevo la sede de la vitrina de los inmortales, tras haberlo sido ya de las ediciones de 2008 y 2017.

Orlando compertiría con Tampa Bay y Mineapolis

Mineapolis y Tampa Bay quieren ser sedes de las próximas Wrestlemanias, pero no lo van a tener nada fácil después de que Orlando se decidiera a traer de nuevo al mayor evento anual de la WWE.

La prensa local de Orlando asegura que los líderes políticos del Condado de Orange ya se han reunido y han puesto sobre la mesa la posibilidad de invertir un millón de dólares para que WWE traiga su gran espectáculo a su ciudad por tercera vez. Orlando sería candidata a las Wrestlemanias de los años 2023 o 2025.

A pesar de que puede chocar que una ciudad pueda pagar a WWE para traer uno de sus shows los beneficios de Wrestlemania superan los 150 millones de dólares para la ciudad, que ve como se llenan sus plazas hoteleras con turistas de todas las partes del mundo.

Tampa Bay y Mineapolis luchan por el show de shows

Con el interés de Orlando las ciudades de Tampa Bay y Minesota ya están haciendo sus cálculos. Tampa Bay estaría pidiendo a WWE traer el evento para los años 2023, 2024 o 2025 mientras que Mineapolis quiere las ediciones de 2021 o 2022.

Sin duda los beneficios económicos son importantes para las ciudades que albergan los Wrestlemanias. Se estima que ciudades como Detroit o Nueva Orleans, en las que la situación económica era mala dieron un subidón muy grande en cuanto a su recuperación tras la celebración de las distintas ediciones de Wrestlemania. Grandes ciudades como Nueva York o Los Ángeles compiten más por el prestigio que por el dinero que da el magno evento de la WWE.