Daniel Bryan nos cuenta su secreto

Durante el podcast semanal de Chris Jericho, Daniel Bryan ha desvelado uno de los secretos mejor guardados, la manera en la que convenció a Vince McMahon para volver a luchar sobre un ring de WWE:

“Hablé con Vince y fue directamente a preguntarme las cuestiones más peliagudas… ¿Qué pasaría si recibo otra contusión? Le dije que estaría dispuesto a tener un protocolo de contusiones diferente al resto de luchadores y otra de las cosas que le dije es que esto sucede en todos los deportes que siempre cuando recibes una contusión y el médico pregunta al deportista si está bien el deportista siempre dice que sí. Si le preguntas si cree que ha recibido una contusión te dirá que no, que está bien, y eso es lo que hice yo en primera instancia. Mi propuesta fue que después de cada combate iría a la enfermería a que me realizaran las pruebas pertinentes y que si alguna vez faltaba a esa cita me podrían multar o algo parecido. Después de todos y cada uno de los combates, sin ni siquiera pasar a dar las gracias a los rivales o ir al backstage, lo primero que haría sería ir a ver al médico así que me hacen controles neurológicos básicos y me revisan cada día; esto también es algo nuevo para ellos”.

¿Qué le contestó Vince McMahon?

La respuesta de Vince a la proposición de Daniel Bryan fue la siguiente:

“He mandado un mail al doctor Maroon en el que creo bastante ya que fue el que no te daba el alta médica a pesar de todos los informes que así lo recomendaban. El doctor Maroon me ha recomendado tres expertos en neurología para que vayas a visitarlos, a los tres mejores según él, lo que dice mucho de su integridad ya que podía haber recomendado a tres que respaldaran su decisión pero no fue así. Me fio de él porque si algo te pasa él va a ser responsable como jefe del equipo médico de WWE y quiero que tener la respuesta adecuada”

Después de eso le preguntaron a Daniel Bryan que cuál quería que fuera su agenda en caso de recibir el alta médica y no lo dudo… a tiempo completo incluido live shows… el resto es historia.