WWE se pone manos a la obra

El simple anuncio de la creación de la nueva promoción de All Elite Wrestling (AEW) por parte de Cody Rhodes y The Young Bucks ha hecho que WWE vigile de cerca los futuros movimientos del mercado profesional.

Hasta el momento podemos decir que el simple hecho de que WWE quisiera a un luchador eso bastaba para firmar el contrato pero, como sucede en el fútbol, WWE va a tener que dejar de firmar talentos solo con poner su logo sobre la mesa y va a tener que tirar de chequera.

AEW se está moviendo sigilosamente y parece que tiene atadas a varias superestrellas, algunas de las cuáles podrían ser leyendas de WWE como ya os hemos informado esta mañana, pero lo que es más preocupante es que WWE podría empezar a tener dificultades para firmar a “luchadores en desarrollo”, léase NXT.

Esto era lo que decía Dave Meltzer en la tarde de ayer dentro de su programa Wrestling Observer Radio:

 

“Creo que va a haber grandes movimientos en este 2019. No hay nada seguro ni inminente pero sí parece que pueda haber conversaciones con talentos que acaban su contrato en un par de meses y que quizás se decidan por un cambio de aires. WWE y otras dos compañías, estarían interesadas en la contratación de este luchador. En el caso de WWE se le habría ofrecido formar parte del roster de NXT pero, por lo que he escuchado, se le daría muchísimo más dinero que al resto de contratos ofrecidos en aquella marca. El doble o el triple. El negocio está cambiando mucho en estas últimas fechas”.

Pero WWE no es la única que está teniendo problemas para fichar ya que ROH ha tenido que ofrecer a Bandido mucho más dinero del que WWE le ponía sobre la mesa. La competición se anima y el mercado se infla. Veremos qué ocurre cuando AEW anuncie sus primeros talentos.