Wrestlemania 35
 

Es cierto que como cada año, WrestleMania no defrauda. Este año Wrestlemania 35 tenía algo especial, que otros años no hemos visto. Por primera vez, las mujeres cerraban el show, y Brock Lesnar lo comenzaba. Han ocurrido muchas más cosas. 

Aunque nos parezca que pueden ser insignificantes, van a marcar el rumbo de los luchadores, este año. Como me gusta decir, tras WrestleMania comienza otra temporada para los luchadores. Ya que se asientan a lo largo del año en la marca. 

En WrestleMania se comprueba lo lejos que han llegado los luchadores, y la importancia que han llegado a tener. Pero tenemos que destacar varias cosas, que de una manera u otra van a hacer que el programa cambie de esencia. 

Un placer, Brock

Tras tres años de reinado de Brock junto al campeonato Universal, se acaba su agonía. Era demasiado humillante para la mejor marca del mundo de la lucha libre, tener a un campeón que no representa los valores de la marca. 

Estos tres años ha gobernado con puño de hierro, pero el único luchador que le ha vencido más veces dentro de la compañía fue el que ayer le derrotó en apenas cinco minutos. Sí señor, hablamos de Seth Rollins.

Pasamos de un reinado en el cual, Paul Heyman hacia el trabajo del campeón, esté no se presentaba en los programas semanales, con gestos feos en sus combates. Brock, es de carácter duro, y que le pisoteen el orgullo no le gusta, como a cualquiera. 

Pero estos años le hemos visto gestos feos, ante varios luchadores, salidas de tono, gestos en los combates… Pasamos de eso, a Rollins, un hombre que sabe lo que es ser odiado y querido por los aficionados, y por los luchadores de la empresa. 

Tiene una tarea difícil, retener a los espectadores y poder atraer a nuevos. La marac roja es la que más ha sufrido en cuanto a los datos televisivos. No tener el campeonato más importante como protagonista de la marca, hace que otros tengan que ocupar su lugar.

Los experimentos que ha hecho la empresa por proteger a Lesnar, hacen que a veces salgan bien, pero otras no funciona. A diferencia del año pasado, la gente sin ninguna duda sabía que esta vez Lesnar cedería. Roman no pudo, pero aumentó las criticas.

La necesidad de tener una nueva cara de la empresa ha hecho catapultar a Rollins y enterrar a Lesnar. Junto a la campeona de Raw y SmackDown, serán los encargados de levantar la empresa.

Campeonatos

la cifra que marcaba el MetLife, estado encargado de albergar el evento más importante del año, marcaba 82000 personas viéndolo en directo. Es cierto que son muy buenos datos con respecto al año pasado, la WWE busca más. Con el crecimiento de la competencia.

 

Han aprendido de otras veces, y han querido escuchar a los aficionados, por parte negativa dependes de ello para las decisiones, pero puede hacerte ganar más económicamente. Si vemos a los grandes beneficiados vemos a Kofi, Rollins, Balor, Becky.

Apoyados totalmente por “el pueblo”. Es significativo, pero si sales a la calle a preguntar son exactamente los campeones que quiere tener la gente, por sus valores. Desde John Cena, se ha empezado a querer a un luchador que dé ejemplo ante los demás.

Que ofrezca oportunidades, que aparezca semanalmente, que sepa escuchar y por supuesto actuar siempre dentro del marco de la legalidad. Nada más. Por ello, podemos intuir un avance total de los “babyfaces”.

Separación de marcas

Si vemos las últimas ediciones de los programas semanales, nos damos cuenta de que hay luchadores que aparecen en los dos, como si el Shake up hubiera desaparecido. Podemos pensar en una unificación, pero es totalmente lo contrario.

Una estrategia. Sabemos que este año, SmackDown será emitido por Fox. Se ha hecho una gran inversión, y antes de la separación, la WWE busca reforzarse para poder llevar a los mejores luchadores. 

La separación permite más oportunidades para los luchadores, ya que al tener dos lugares diferentes, abre la posibilidad de explotar el talento de los luchadores. La WWE está haciendo una apuesta importante por el talento, algo que requiere de gran sacrificio.

Cara de la Empresa

Si giramos un momento la cabeza hacia el pasado, vemos que el máximo representante y responsable de la WWE, era Roman Reigns. Tras su lesión, la WWE tuvo que marchar a contrapié, lo que ha hecho hacer una gran apuesta por luchadores no tan favoritos.

Rollins, ha ocupado el lugar de Roman, y al parecer a la gente no le preocupa. Son dos partes de uno de los mejores equipos en la historia de la WWE. De momento Seth, tiene una responsabilidad, habrá que darle tiempo para poder observar los resultados.

Becky es la gran dagnificada durante este último año. A no ser protagonista de la marca azul, a conquistar los dos campeonatos femeninos y acabar con la nueva racha de victorias de Rousey. Su combate representaba más que una pelea.

Por fin, las mujeres rompían fronteras, serán imagen de las portadas de las revistas, y tomadas como un referente mundial. Becky, se postula como la cara de la empresa, equivalente a Rollins.

Venció a Charlotte Flair, la reina de la empresa. Una de las mejores en la actualidad, es conocida por conquistar los títulos en ambas empresas. Paso importante, para no tener dudas sobre la irlandesa. La otra amenaza fue Ronda Rousey.

Traía al combate un gran push, que la colocaba como la favorita, Pero no pudo con la ecuación Becky-Charlotte. Sin duda, aprovechará para tomarse un descanso fuera de la empresa. The Man finalmente hace historia, por fin se convierte en una leyenda.