Starrcade, mucho más que un show

Anoche se celebraba por segundo año consecutivo la remozada versión del PPV de NWA Starrcade. Muchos lo asociarán directamente con WCW, que fue cuando más difusión tuvo este evento, pero las mágicas noches vividas en el Greensboro Coliseum gracias a David Crockett Promotions son las que hay que ver de manera obligatoria en WWE Network. Todo empezó el 24 de Noviembre de 1983 y durante los 5 años siguientes se convirtió en un espectáculo a la altura de lo que hoy se podría considerar como Wrestlemania.

Planeta Wrestling te cuenta las 5 razones principales por las que hay que ver el original Starrcade (a ser posible en inglés):

1. Los comentaristas son excepcionales

Bob Caudle y, el miembro del Salón de la Fama, Gordon Solie hacen del arte del micro algo especial. Nada de aspavientos. Bob y Gordon eran tranquilos y analizaban el combate al milímetro. Completamente diferente a lo que se hace hoy en día. Aquello era la ciencia del wrestling en estado puro.

2. Es más auténtico

Starrcade era en su origen lo opuesto al producto actual de WWE. Nada tenía que ver con personajes de ficción o súper héroes; en Starrcade se daban cita hombres que ponían en juego su honor de la manera más veraz y simple, sin luces ni neones, ni mucho menos fuegos de artificio. Los 5 primeros eventos no tiene nada que ver con el producto de este 2018.

3. Puede llegar a ser brutal

Como presentación del mundo real, puede llegar a tener consecuencias reales, como el boxeo o como UFC. La aparición de la sangre era real y no e planeaba, aunque tampoco llegaba a presentarse de manera hardcore como en los mejores tiempos del TLC, cosa que hacía más creíble las historias.

4. Los aficionados “se metían” en el combate

La gente era extremadamente apasionada, al modo que solo hemos visto “recientemente” en los combates de Hulk vs. The Rock en Wrestlemania X8 o de la Hart Foundation en In Your House Canadian Stampede ’97. Además de ser ruidosos lo eran en manera diferente a los fans de hoy en día que solo saben cantar: “This is awesome”. El malo era el más malo y el bueno era el más bueno y así se lo hacían saber con sus ovaciones y su abucheos… ¡Aquellos maravillosos años!

5. Ver a Ric Flair en su mejor momento

Parece que conocemos la obra y milagros de Ric Flair, pero no hemos visto nada de él hasta que hayamos visto sus 5 combates en Starrcade, empezando por el mejor de todos, el de 1983 contra Harley Race. Ric Flair estaba en lo mejor de su contexto emocional con grandes giros durante el combate y contando la historia como nunca nadie lo ha hecho. Parte esencial del wrestling.