La división femenina arrasa en WWE

Esta semana hemos vivido dos programas de transición, en el que los luchadores se han olvidado de lo ocurrido en Royal Rumble y han empezado a enfocarse en el primer evento, la primera piedra del camino, Elimination Chamber.

Un evento hecho para la división femenina de la WWE, porque como en aquél 2015 que vivimos el primer combate de cámara de eliminación entre hombres, ahora llegaba el turno de las parejas femeninas.

Debemos estar de celebración, porque la WWE se ha vuelto a reinventar con los títulos femeninos, ya se llevaba especulando desde hacia unos meses y en el programa de Alexa Bliss se hacia oficial.

 

Con las participantes ya conocidas, solo cabe esperara a que llegue la noche y veamos triunfar a un par de mujeres que sin ninguna duda conquistaran la gloria. Pero, ¿qué supone la entrada de unos campeonatos por parejas femeninos?

Aquí volveremos a ver una lucha de marcas, en la que la primera que se lo llevé, será la que goce de la comodidad de no tener que sentirse vacío ante la no posesión de los títulos, y tenga que inventar los de la otra marca.

El protagonismo también sumará a el tiempo en el que entren en juego en los programas, porque no es lo mismo tener la órbita de un campeonato, siendo ahora de dos, deja a aquellas mujeres que en estos momentos se encuentran sin rivalidades recompensadas.

Favoritas

Sin ninguna duda Bayley y Sasha son las grandes favoritas, tanto que tienen un curriculum vitae de miedo, una llega siendo la mejor de Raw, y otra de la pelea por el título femenino de Raw en Royal Rumble.

 

Por parte de SmackDown, las grandes favoritas son The IIconics, un equipo que lleva formado desde que entraron por NXT; hasta ahora. Veremos si tienen el ingenio para conquistar un reto de tanto nivel.