WWE RAW dura tres horas y cuarto, gran parte del programa siendo cortes publicitarios. ¿Es adecuada la duración del show principal de WWE?

¿Es adecuada la duración de WWE RAW?

Dado que argumentos que sirvan de antecedentes se van a ver de nuevo reflejados en la misma opinión pasaré directamente a dar una respuesta concisa a la pregunta y seguidamente daré argumentos los cuales me llevan a esta resolución final. A mi entender y por lo que he podido estar viendo desde que se dio la separación de marcas y el aumento de la durabilidad de los shows de RAW al público, mi respuesta es clara, la durabilidad de RAW en televisión es excesiva en diversos aspectos. 

Un primer punto que me lleva a esta decisión se basa primordialmente en el mal manejo de luchadores e historias planteadas en RAW desde su cambio de durabilidad. Con la intención del aumento de roster con el ‘Shake-Up’, el aumento de horas de televisión parecía una decisión sensata teniendo en cuenta que había más plantel y por tanto se le debía dar más minutos a ellos y a las historias que pudiesen generar de camino de los PPVs. Pero la realidad ha distado mucho del pensamiento inicial dando a lugar a un roster sesgado completamente donde los que venían de ser ‘jobbers’ permanentes no han cambiado su rol y aquellos que poseían un carisma relevante en los shows inferiores como NXT o en la marca rival han terminado sucumbidos a tener que lidiar con muy poca presencia en RAW debido a que el show termina siendo dominado por 5 o 6 luchadores que opacan todos los segmentos disponibles en el semanal, dando así a repetidos planos de Roman Reigns, Braun Strowman, Seth Rollins y compañía mientras que luchadores de la talla de un icónico retornado como Bobby Lashley tenga que conformarse con un corto segmento o un combate intrascendente para mantenerle en las cámaras. Y como comentaba antes ya no solo la presencia en las cámaras es importante y ausente para muchos, sino que además de ello esa carencia se ve reflejada en rivalidades del todo incomprensibles como las vividas entre Sasha Banks y Bayley o Sami Zayn vs Bobby Lashley donde los argumentos parecían haberse escrito por niños de cinco años con carencia de comprender que todo y ser un show de entretenimiento no se puede pasar a la linea de lo absurdo de esa manera.

Y esto no termina aquí, Monday Night RAW sufre con sus 3 horas de show lo mismo que ocurre con muchos de los Pay Per View que celebra la empresa. Su durabilidad termina siendo una espada de doble filo a la que siguen agarrándose pero que no pueden negar la evidencia cuando se repasa con criterio los ratings recibidos semanalmente. Tres horas resultan pesadas para cualquier ser humano, no importa si se trata de un show de wrestling o de una serie de televisión y mucho menos cuando si lo que haces para subsanar este problema es añadir combates venidos de historias forzadas o simplemente combates de relleno entre luchadores que sabes que en ningún momento de su carrera van a recibir un empuje por ello. Titus Worldwide, Breezango, Slater & Rhyno… la división Tag es la mayor perjudicada por todo esto donde equipos formados de tiempo largo terminan siendo el foco de burlas para combates de corta duración de buscan ‘amenizar’ al público para que descansen de lo importante y se dejen llevar por cuatro minutos de lucha rápida donde los dominadores se salgan con la suya. La rivalidad vivida entre Bobby Roode y Mojo Rawley fue exactamente el ejemplo claro de lo que estoy diciendo, pues ambos son luchadores que se encuentran en lo más bajo de un midcarter plagado de gente y las páginas de wrestling decían que esto ayudaría a un empuje pronto de Mojo. ¿Que es lo que vivimos? Semanas de combates que a nadie le importaban y que casualmente caían en mitad del show de 3 horas para que el público se calmase de ver la ‘rivalidad’ entre Reigns vs Lesnar otra semana más o el Rollins vs Ziggler que era lo más interesante luchísticamente hablando. ¿Y como terminó? Con un Roode hundido y un Mojo Rawley que no ha recibido completamente nada y que está en Main Event continuando sus combates ya repetidos hasta la saciedad frente a Zack Ryder. El exceso de combates termina siendo una espada de doble filo absoluta pues aunque la pretensión inicial sea seguir ofreciendo luchas y entretenimiento lo que se termina ofreciendo al público es algo de lo que la gente ya se ha cansado y es vender combates insulsos, carentes de sorpresa alguna y que solo sirven para hacer avanzar el reloj 10 minutos más.

 

Y este argumento previo queda patente cuando echamos un rápido vistazo a sus competidoras en la misma marca, Smackdown Live y NXT. Con shows mucho más reducidos (2 y 1h respectivamente) la calidad ofrecida para los televidentes es mucho mayor hasta el punto de hacer que NXT pasara de ser el territorio de desarrollo a la liga que más fanáticos tiene en la actualidad por encima del roster principal debido a que en su corta durabilidad le dan espacio a tres historias que con una base sólida cuentan una historia que fraguada lentamente termina dando a combates de gran nivel en los denominadores Takeovers donde sale a brillar lo mejor de lo mejor. Esto ocurre también en Smackdown Live aunque con menor brillo, en primer lugar porque también terminan sufriendo lo que se conoce como ‘rivalidades de relleno’ para poder completar todo el horario de sus shows pero lo cierto es que rivalidades como la actual de The Miz vs Daniel Bryan que viene desde hace muchos años o las rivalidades que ha tenido AJ Styles frente a Shinsuke Nakamura o Samoa Joe han resultado mucho más atractivas que el 80% de las rivalidades brindadas desde el show rojo que todo y disponer de un mayor espacio de tiempo termina cayendo en una monotonía argumental que resulta aburrida en todos los aspectos cuando todos los feudos terminan siendo más o menos iguales o caen en el ridículo.

En definitiva, Monday Night RAW tiene una muy buena opción en sus manos que no ha sabido gestionar nada bien y sufre del mismo problema que sufren PPVs de gran duración, los shows comienzan con algo entretenido y que cautiva pero conforme avanza la primera hora todo lo que prosigue es bastante mundano y carente de entretenimiento por lo que al final aunque se quieran dar combates o rivalidades interesantes lo que se consigue es que todo ese interés perdido termine haciendo mella en esos momentos causando las ya vividas marchas del público del estadio antes de finalizar o los gritos de aburrimiento producto de que ya no pueden aguantar el sopor de ver algo que se les está haciendo increíblemente largo. Posiblemente mostrando un ritmo diferente todo esto podría subsanarse y dar a lugar a que las 3 horas de show fuesen una buena movida por parte de Monday Night RAW pero en lo que a la actualidad se refiere, es excesivo a todos los niveles.

Por Bokkai

WWE YR!

El foro de simulación de Wrestling WWE YR! sigue estrechando sus lazos de colaboración con Planeta Wrestling. En el foro puedes simular ser un verdadero luchador de WWE, compitiendo contra el resto de rivales respondiendo preguntas de conocimiento y opinión. Si eres seguidor de este tipo de foros no dejes pasar la oportunidad de hacerlo en el más antiguo del mundo en español. Desde hoy los usuarios de WWE YR! compartirán sus opiniones en Planeta Wrestling.