A pesar de los ratings WWE se embolsará más dinero que nunca en 2019

¿Ratings bajos? No hay problema. WWE tendrá un 2019 lleno de buenas noticias para el departamento de economía. El Monday Night Raw del 3 de Diciembre arrojaba los peores números de la historia mientras que Smackdown Live achicaba aguas con la audiencia más baja desde las elecciones de 2016. Pero sí, podía ser peor. Esta semana se superó, ala baja, la cifra del lunes pasado, superando levemente los dos millones de espectadores.

Sin embargo la compañía va a cerrar el 2018 con el mejor número en interacciones en las redes sociales de toda su historia, como se suele decir está “On Fire”, reinando en Twitter y siendo el segundo canal más visto de los miles de millones de canales de YouTube.

Según dicen, Vince McMahon ha tomado el control creativo de Raw en las últimas semanas, semanas que coinciden con el descenso a los abismos, y parece que ha perdido la magia hardcore que tenía años atrás. Curiosa fue la referencia de Seth Rollins a los bajos ratings en su promo del pasado lunes, culpando a Baron Corbin de los mismos.

 

Si echamos un vistazo al número de espectadores del programa rojo desde el mes de Julio vemos que ha descendido en 200.000 espectadores hasta acercarse peligrosamente a los dos millones. Pero esto no es impedimento para que la compañía vaya a tener el mejor año financiero de su historia en 2019. 2018 ya fue un año histórico, superando a 2017, pero 2019 marcará el inicio de una nueva época en WWE marcada por el multimillonario acuerdo firmado con NBC Universal (por Raw) y FOX (por Smackdown Live).

A esto ayudan las ayudas fiscales que el gobierno de Trump ha concedido y los, también multimillonarios acuerdos, firmados con Reino Unido y Arabia Saudí, a los que WWE se ve unido por los próximos 10 años. Pero no nos dejemos engañar. Dentro de esta dicotomía de bajas audiencias y altos beneficios hay que contar con que estamos en la era de los servicios en streaming (con WWE Network al alza) y de es muy raro encontrar un programa dentro de la televisión de cable norteamericana que sobrepase los dos millones de espectadores todas las semanas.