Smackdown Live: La fiesta del wrestling

En la edición de esta semana el programa azul se ha inclinado hacia dos vertientes las de las luchas, y la de las celebraciones. En esta, nos referimos al cumpleaños de la cara en los despachos y en los rings, hablamos de Shane McMahon.

Pasado

Shane ha formado parte de la historia en la empresa, si bien hechamos la mirada para atrás nos podemos dar cuenta de que gracias a él se produjo la separación de marcas, además de haber representado miles de promos con y contra su familia.

En cuanto a los despachos ha sido el gerente general de la marca azul durante más de 2 años reclutando a los mejores luchadores y brindándolos oportunidades para poder triunfar dentro del espectáculo, actuando con justicia e imparcialidad.

Del mismo modo también formó parte del roster de Smackdown en las últimas 3 ediciones de Survivor Series en las que se colocó de capitán pensando lo mejor para sus compañeros. Ganó una, y en las que perdió se quedó el último. No se olvidan sus acrobacias tan fácilmente.

 

Presente

Actualmente tras el golpe en la mesa de la autoridad, Shane gobierna junto a su familia el programa Raw, con la pequeña diferencia de que tiene más libertad sin tener discrepancias con el comisionado. Sin ninguna duda una buena decisión para el programa.

Su situación como luchador profesional está en auge, ya que tras su unión con The Miz piensan en unos campeonatos, los de por parejas. Pero para ello deberán prepararse mental y físicamente para ello. Deben estar bien compenetrados.

Su primer reto será en Royal Rumble, en el que intentarán derrotar a The Bar, pero antes deben hacerlo individualmente. Estos entraron para recriminar que no los invitarán. Se zanjó  el tema en el ring, Sheamus cayó derrotado ante un Miz que cada día se encuentra mejor.