Lo mejor y lo peor de WWE Hell in a Cell 2018
 

Lo mejor y lo peor de WWE Hell in a Cell 2018

Lo mejor y lo peor de WWE Hell in a Cell 2018 | Estamos ante una nueva sección que estrenamos en Planeta Wrestling y es que en cada PPV que WWE o cualquiera promoción que realice algún PPV, sea Impact Wrestling, ROH, NJPW.. traeremos desde Planeta Wrestling lo mejor y lo peor de cada PPV, analizando lo que resultó en general ser lo más destacado e inesperado del show y lo que pudo ser mejorable y pasó algo desapercibido del mismo.

Que mejor manera de estrenar esta nueva sección con el reciente PPV de la WWE, Hell in a Cell, el cuál les mostraremos a continuación lo mejor que sucedió en el show así como lo peor que sucedió en el show.

Lo mejor que ocurrió en WWE Hell in a Cell 2018

Jeff Hardy vs Randy Orton

En esta era PG en la que estamos actualmente, es dificil ver combates sangrientos con luchadores con la cara empapada de sangre o utilizando objetos como palillos chinos, lámparas o objetos parecidos como algunas promociones como Impact Wrestling, Lucha Underground o AAA entre muchas más están más acostumbradas a usar en sus combates más extremos. Sin embargo, en el combate que Jeff Hardy y Randy Orton nos deleitaron en la Hell in a Cell, pudimos ver signos de cosas extremas que nunca podríamos pensar que fueramos a ver en la WWE en la era PG como pudo ser el momento en el que Randy Orton con un destornillador retorció la perforación en la oreja de Jeff Hardy.

Esto quizás sea desagradable de ver pero para muchos fanáticos es algo que gusta ver y algo que la WWE no suele mostrar, aunque esta rivalidad si algo ha tenido ha sido más acciones extremas que nada ya que Randy Orton ya intentó esta acción varias veces más en Smackdown Live. Y no solo eso, si no los correazos de Jeff Hardy a Randy Orton que dejaron su espalda marcada y ensangrentada o el trozo de piel que Randy Orton perdió cuando Jeff Hardy le aplicó una swanton bomb sobre una silla. Quizás sean momentos extremos que en esta era PG no volvamos a ver en bastante tiempo y el haberlos tenido en este PPV fue algo que dejó bastante impresionado a muchos fanáticos.

La calidad de los combates

La gran mayoría de los fanáticos, siempre y cuando siguen semanalmente los shows de NXT y los especiales de NXT Takeover, hacen la comparación de que los shows que ofrece la marca de NXT supera a cualquiera del main roster, así como los especiales de NXT Takeover supera a todos los PPVs de WWE incluso de la talla de Summerslam.

Si bien es comprobado que en NXT hemos llegado a ver combates de cinco estrellas en lo que llevamos de 2018 así como grandes combates que los luchadores y luchadores del roster deleitan en cada show, pero eso no quiere decir que los luchadores y luchadoras del main roster no lo hagan, y es que en este PPV ha sido uno de esos PPV que te ha mantenido metido en el combate, en cualquiera, desde el momento en el que suena la campana. Falsos finales, grandes spots, y los luchadores dándolo todo como si de un Wrestlemania se tratase. Y es que vimos grandes luchas como la de Jeff Hardy contra Randy Orton dentro de la Hell in a Cell. Dolph Ziggler y Drew McIntyre contra Seth Rollins y Dean Ambrose, AJ Styles vs Samoa Joe y prácticamente el show en general estuvo a un alto nivel en cuanto a wrestling se refiere en comparación a lo que WWE venía ofreciendo en los anteriores, es algo que todo fanático pudo apreciar.

La duración de los combates

Si algo hay que moleste mucho a los fanáticos de la WWE es la duración de los combates, como puede ser el caso de los combates que ha tenido Brock Lesnar o como ha podido ser el caso de combates que han durado más de lo que el combate requería y el público lo notaba y se aburría del combate haciéndolo notar con cánticos y pasando del combate con balones de playa o haciendo la ola como hemos podido ver en varios shows.

En este PPV el tiempo de los combates fueron repartido correctamente, ninguno abusó de tiempo ni otro requirió de poco tiempo, de hecho ni si quiera Ronda Rousey contó con apenas cinco minutos como se rumoreaba o muchos decían y su combate rozó los 15 minutos, donde derrotó a Alexa Bliss para retener el campeonato femenino de RAW. Así como los combates en la Hell in a Cell y los combates por los campeonatos.

El final del show

El final de Hell in a Cell fue algo que impresionó a demasiados fanáticos y es que todos esperaban que Braun Strowman destrozara una parte de la celda con Roman Reigns o el propio campeón Universal, Roman Reigns destrozase parte de la celda con Braun Strowman, pero sin quitar parte de su protagonismo, el main event se lo robaron más luchadores.

Era algo fácil de preveer el que tanto Drew McIntyre y Dolph Ziggler saldrían a tratar de favorecer a Braun Strowman y Seth Rollins y Dean Ambrose tratarían de hacer lo propio con Roman Reigns, por lo que los cuatro luchadores se robaron su momento para formar un brawl y batallar en la parte superior de la celda y más allá, Seth Rollins y Dolph Ziggler destrozaron una mesa de comentaristas cada uno al caer desde un lateral de la celda.

Pero no todo terminó ahí y es que por sorpresa de muchos, el ex-campeón universal Brock Lesnar hizo su regreso desde su última aparición en Summerslam y destrozó la puerta principal de la celda para después destrozar a Roman Reigns y Braun Strowman y aplicarle un F5 a cada uno de ellos. Sin duda el main event estuvo lleno de spots y de acciones inesperadas que mantuvo a los fans eufóricos en los momentos finales del show.

Lo peor que ocurrió en WWE Hell in a Cell 2018

Campeonatos sin defender

Bien es cierto que no todos los campeonatos no pueden defenderse en un PPV, sea por espacio o sea por tiempo, pero en este PPV faltaron por defenderse dos de los campeonatos más importantes de la WWE, el campeonato de los Estados Unidos que posee Shinsuke Nakamura, y el campeonato Intercontinental que posee Seth Rollins y pese a ello participó en el combate por los campeonatos por parejas en RAW.

El que no estén los dos campeonatos mid-carters en juego en un PPV es algo que no gustó a muchos fanáticos, también cuando alguno de ellos, como en este caso el de Los Estados Unidos de Shinsuke Nakamura pudo haber tenido un hueco en el kickoff para defenderse, o haber movido algún combate de la main card al kickoff y dejar hueco al campeonato de los Estados Unidos.

Braun Strowman falla el canjeo del Money in the Bank

Por segundo año consecutivo, el ganador del Money in the Bank falla en su canjeo.

Si el año pasado fue Baron Corbin cuando lo quiso canjear y John Cena se encargó de que el canjeo no fuese efectivo y perdiese su oportunidad, este año ha sido Braun Strowman el encargado de canjear el Money in the bank, previo al combate y perder su canjeo después de que el combate acabase sin resultado tras el ataque de Brock Lesnar.

Muchos fanáticos decían que Braun Strowman no necesitaba el Money in the Bank para ser campeón mundial, pero sea Braun Strowman o sea otro, WWE tomó la decisión de hacer a Braun Strowman ganador del Money in the Bank 2018 así como de hacerle perder el canjeo del maletín. Son dos años consecutivos que un luchador que gana el maletín y lo canjea, de la manera que fuera, lo pierde, y es algo que no ha gustado al universo de la WWE, pese a que hayan intentado meter factores como The Shield o Brock Lesnar para opacar el fallido intento.

El color de la Hell in a Cell

Lo que fue una gran novedad para el PPV Hell in a Cell, el color rojo de la celda, fue algo que no gustó mucho a los asisentes al show ya que mostraron el descontento con lo visto ya que decían que molestaba el color rojo de la estructura.

Pese a la molestia de la visualización, los nostálgicos y los fanáticos de la WWE han preferido la Hell in a Cell clásica, ¿imaginan una Steel Cage roja o de otro color? Parece que esta prueba o decisión de WWE no habría tenido el éxito esperado pero tampoco afectó demasiado al combate y al resultado así como a los spots que se realizaron en la misma, salvo a los breves problemas de visualización el cambio de color al de la clásica, se podría decir que muchos se podrían sentir raros al ver esta celda roja.

Mick Foley como árbitro especial

La incorporación de Mick Foley en el show de WWE RAW previo al PPV al combate por el campeonato Universal entre Roman Reigns contra Braun Strowman en la Hell in a Cell, fue algo que quizás trajo esperanza a muchos fanáticos y esperaban que Mick Foley se decantara por alguno de los luchadores y le favoreciera o hiciera algún spot o algo que destacase su participación en el combate.

Pero por sorpresa de muchos, no llegó a ocurrir nada, simplemente Mick Foley hizo su trabajo como árbitro tal y como lo tenía que hacer, que es lo «correcto» pero para ello, ¿qué necesidad había de introducirlo en el combate? Si no iba a aportar nada, muchos vimos innecesaria su participación en el combate ya que su función la pudo hacer cualquier árbitro de la plantilla de WWE y habría pasado desapercibido tal y como lo pasó Mick Foley. Sea por su lesión de cadera tan reciente o por razones desconocidas, Mick Foley pudo haber aportado algo al combate y no haber pasado desapercibido como si fuese un árbitro más.

¡Y esto fue todo lo mejor y lo peor de WWE Hell in a Cell! ¿Están de acuerdo con todo lo comentado en la parte superior o tienen algo que cambiar o añadir? Esperamos vuestros comentarios y volveremos pronto con un nuevo PPV.

Fan de la lucha libre desde que tengo uso de la razón. Realizo coberturas de diferentes promociones así como publico notas sobre las últimas novedades de todo el mundo de la lucha libre. Estoy más que orgulloso de poder cumplir mi sueño de trabajar para WWE y de compartir este trabajo con vosotros desde Planeta Wrestling.