Tyler Breeze regresaba a casa el pasado miércoles para enfrentarse al campeón de Norteamérica Ricochet

El pasado miércoles todos nos preguntábamos quién sería el misterioso oponente de Ricochet que le disputaría el título de Norteamérica. William Regal, GM de NXT, iba a elegir a dedo a su rival y no se equivocó. Sin saberlo, el universo WWE estaba deseando verle de vuelta.

Su combate quedará en la antología de los combates de NXT y esto es lo que decía la web oficial de WWE en español sobre su regreso:

 

Después de unas semanas de respiro tras el impresionante combate de NXT TakeOver: WarGames II, llegaba el momento de la reaparición del Campeón Norteamericano de NXT en el ring de las cuerdas amarillas para enfrentar a un rival elegido a dedo por el Gerente General William Regal. Éste sería nada más y nada menos que un viejo conocido, Tyler Breeze. 

 

Toda una leyenda de la marca amarilla y participante del primer NXT TakeOver de la historia, NXT Arrival, Breeze estaba en vivo y en directo en Full Sail recibiendo la bienvenida por parte del público asistente. 

Tyler jugaba con esa ventaja y lo sabía, pues había sorprendido a todos con su presencia y ahora debía de hacer lo mismo con el campeón al que intentó someter con una sumisión de piernas sobre el cuello. Ricochet no se rajó y puso toda la carne en el asador con un moonsault que era recibido por Brezee con una Patada de Súper Modelo. Ambos contendientes daban buena cuenta de su rival cuando el Sultán de los Selfies intentó aplicar su finalizador, pero Ricochet lo convirtió en el Michinoku Driver para obtener la victoria.

Ricochet y Breeze se dieron un apretón de manos mano tras el combate y recibieron los vítores del Universo WWE por un estupendo combate del que podéis ver algunas de las acciones a continuación. 

 
Jefe de Comunicación de Planeta Wrestling, Colaborador de la web oficial de WWE, Colaborador de la sección WWE de Mundo Deportivo y Marca

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here