Bobby Lashley “El destructor” volvía tras Wrestlemania 34 a WWE

Durante una década que ha estado alejado de WWE, Bobby Lashley ha estado ocupado ganando títulos en TNA y gestionando su impresionante carrera en las MMA con una racha de 15 victorias y tan solo 2 derrotas. Antes de abandonar la compañía ganó el título de ECW en dos ocasiones y el campeonato de los Estados Unidos, aunque quizás su mayor logro o repercusión vino a raíz de representar a Donald Trump en el combate de los billonarios en Wrestlemania 23.

 

 

Cuando se intuía el regreso de Lashley los fans no podían esperar ya que se consideraba un regreso histórico en un marco y momento adecuados para la ocasión, pero menos de dos meses después parece que el efecto Bobby Lashley se ha diluido como un azucarillo en el agua. ¿Se ha destruía el regreso del “Destructor”? Indudablemente Lashey necesita un giro urgente en su carrera. Lo primero, mantenerle lo más alejado posible del micro donde nunca fue un dichoso y con mensajes flojos o equivocados que no le hicieron ningún favor. Caso similar, salvando las distancias podemos encontrarlo en Brock Lesnar que habla por boca de Paul Heyman.

Los segundo que debería cambiar sería su finalizador, ya que un hombre de su fuerza, estatura y contundencia no puede acabar sus combates con un súplex, incluso el spear de Roman Reigns o el running powerslam de Braun Strowman les hacen parecer más contundentes que el súplex de Bobby.

Pero lo más importante de todo, ¡Bobby Lashley tiene que ser heel! Prácticamente desde que entró en escena ha estado compitiendo en combates por parejas que rara vez tienen trascendencia más allá de la espectacularidad de sus movimientos. Parece que Bobby Lashley ha llegado y los creativos no tenían ideas para él, similar es el caso de Braun Strowman que está perdiendo protagonismo en este tipo de combates corriendo el riesgo de dejar de ser el monstruo que tanto esfuerzo costó a WWE. Raw está falta de grandes heels ya que prácticamente todos se marcharon a Smackdown Live con Samoa Joe a la cabeza, se nos antoja que Kevin Owens y Sami Zayn son los únicos heles del roster rojo así que un “Destructor” sin miramientos sería lo mejor que le podría pasar ahora mismo tanto a Bobby Lashley como a WWE y porqué no en un feudo contra Braun Strowman; el favor sería mutuo.

 
No Hay Más Artículos