WWE Hell in a Cell 2019: Un final espantoso
 

WWE Hell in a Cell 2019

WWE Hell in a Cell es uno de los eventos más peligrosos y violentos de todo el año. Lo digo, por su finalización, en esta edición. Se puede decir más, el combate entre Shane McMahon y Undertaker fue más peligroso. Siempre se puede comparar a otro. 

Y es triste… porque era algo que se llevaba cociendo durante todo el mes para terminar dejando el combate sin un claro ganador. Se puede entender la duda al enfoque que la empresa debe llevar con el nuevo personaje de Bray Wyatt. 

Pero era el momento perfecto para Rollins. Lleva siendo utilizado todo el año y era el momento de darlo un descanso, y un nuevo rumbo a su carrera. Conocemos que el draft será en breve en SmackDown.

Era bueno darle un cambio de aires. Pero la WWE se ha posicionado en dejarlo como un campeón sin dudas. Ha vencido a lo más duro, un monstruo, una bestia, y ahora a un demonio… The Fiend seguro que lo seguirá buscando.

Por primera vez, se veía a Rollins en modo Lesnar. 11 stomps, o zapatazos hicieron falta para dejar tumbado al demonio. Nunca se ha visto usar tanto ese movimiento a Seth. Lo ha necesitado para poder dormir a un Wyatt inmortal.

Combate

Los aficionados clamaban por Wyatt y abucheaban a Rollins. Una situación poco rara si vemos el transcurso del programa rojo durante estos meses. No solo hemos mencionado el poco querido reinado de Kofi, si no también el de Rollins. 

En cuánto Rollins hacía la cuenta todo el mundo callado. Por primera vez teníamos al campeón en contra del aficionado. Cuando Bray revertía la situación la gente se ponía histérica. Era algo que se sentía. 

Lo que si gusto bastante fue la temática de la lucha. Representando los colores de The Fiend. La luz roja con el humo y la celda. Por primera vez se tomaba en serio un personaje, a excepción de Kane. En esta nueva generación parece que se ha encontrado al adecuado.

El martillo acaba con todo

Una herramienta terminó con el combate. Desde los tiempos de Triple H, no había vuelto a suceder. Se puede decir que el golpe a Wyatt entre una silla y una escalera hicieron parar el combate y que entrarán las asistencias.

El combate ha estado apagado. Con los constantes intercambios de mirada de un Rollins nervioso, han hecho acabar con la paciencia del aficionado. Seguido Bray aplicó el garfio mandibular a Rollins y lo hizo sangre por la boca.

la gente empezó a gritar que se diera la continuación al combate. Pero la decisión ya estaba tomada. Las luces se apagaron y sonó la risa de Wyatt que se alejaba por la rampa dejándonos como última imagen a su máscara, en su gran evento de estreno.